Periodoncia 2018-06-29T10:38:33+00:00

En la mayoría de los casos la inexistencia de dolor hará que pase desapercibida hasta que realicemos la visita al odontólogo. Los primeros signos y síntomas que aparecen cuando una encía no está sana son el sangrado espontáneo o tras el cepillado, inflamación, enrojecimiento e hinchazón de la encía…

Cuando el problema avanza se pueden detectar otros síntomas como la retracción de las encías, dientes con aspecto más largo, presencia de pus, mal sabor y mal olor de boca, movilidad y separación de los dientes, aumento de la sensibilidad con el consumo de bebidas y alimentos fríos, sensación de ardor y dolor en las encías…

La enfermedad periodontal puede estar influida por muchos factores como la higiene, tabaco, diabetes, embarazo, predisposición genética, estrés, medicamentos, oclusión, prótesis mal ajustadas… Nosotros diagnosticaremos la causa para paliarla.
Para su diagnostico y plan de tratamiento se realizará un examen clínico y radiológico. La clasificaremos en dos estadios:

    • Gingivitis: inflamación y sangrado de las encías sin pérdida de hueso que soporta las piezas dentarias. Reversible con tratamiento y mantenimiento periodontal.
    • Periodontitis: inflamación y sangrado de las encías con pérdida de hueso que soporta las piezas dentarias. El hueso perdido hasta el tratamiento raramente será regenerado salvo con técnicas regenerativas. El tratamiento y mantenimiento periodontal devolverá la salud a sus encías y hueso.

Los tratamientos periodontales están enfocados a la remoción de la placa mediante tartrectomias, raspados y alisados radiculares incluso cirugías periodontales, mantenimientos cada 3,6 o 12 meses y fomentar los hábitos de higiene por parte del paciente.